Emprendedores 2019


Jacqueline Chemsi Celikbas

CAFÉ BAR LA ESTACIÓN: INSPIRACIÓN DE JOVEN EMPRESARIA CON ESTILO ÚNICO EN OSORNO
Disfrutar de exquisitos almuerzos, comidas árabe, picoteos, sándwich y coctelería en un ambiente que fusiona, romanticismo, nostalgia e historia hoy es posible, gracias a la innovadora idea de la joven Ingeniero Comercial, Jacqueline Chemsi Celikbas, hija mayor del reconocido empresario y comerciante de origen turco, Said Chemsi Bayelle, dueño del ex Supermercado San Antonio, ubicado en calle Lynch.

Guillermo Bühler 1768, Osorno

+569 963 91 873 / 64 2 201868

   

Disfrutar de exquisitos almuerzos, comidas árabe, picoteos, sándwich y coctelería en un ambiente que fusiona, romanticismo, nostalgia e historia hoy es posible, gracias a la innovadora idea de la joven Ingeniero Comercial, Jacqueline Chemsi Celikbas, hija mayor del reconocido empresario y comerciante de origen turco, Said Chemsi Bayelle, dueño del ex Supermercado San Antonio, ubicado en calle Lynch. Los negocios y la constancia, Jacqueline los lleva en el ADN, ejemplo de su padre y familiares inmigrantes de Turquía (Mardin), quienes se han caracterizado no sólo en la región, sino a nivel nacional por poseer habilidades de excelencia en los negocios, al igual que los inmigrantes árabes sirios, quienes llegaron a la zona en la década del 60 y 70, posicionándose en la industria de manera transversal teniendo desde almacenes hasta grandes centros comerciales. Dada la poca incursión en el ámbito gastronómico, es que Jacqueline Chemsi toma la iniciativa de brindar un servicio inédito en la ciudad, basado en la gastronomía y la recreación, sin embargo, antes de iniciar, Café Bar La Estación, tuvo que irrumpir en otros negocios. “El haber tenido un padre trabajólico me impulsó, sin duda a continuar su legado, que con tanto esfuerzo logró, lamentablemente, no fue tan riguroso con su salud, dejando de existir a causa de una diabetes fulminante el año 2007. Como familia, hubo que replantearse la vida y alentarse a seguir trabajando, tal como él nos enseñó”, señala, argumentando que una vez titulada y de vuelta en Osorno, debió hacerse cargo de varios terrenos y propiedades junto a su hermano Gabriel. “Un amigo de mi hermano mayor Claudio, nos sugirió la idea de hacer un estacionamiento de vehículos en donde actualmente se encuentra LA ESTACIÓN. Mi hermano no tenía muchas esperanzas de que el negocio prosperara, sin embargo, yo aposté por el simple hecho de estar frente al hospital, en una avenida de alto tránsito y que pasó de ser residencial a un sector donde hay universidades, tomando un giro netamente comercial, entonces un estacionamiento era necesario”, comenta. Fue así como el año 2010, inauguró el estacionamiento. “El primer día vendí dos mil quinientos pesos y el segundo cuatro mil, entonces analicé que el negocio sería rentable”, enfatiza Jacqueline. Hoy en día tiene una rotación aproximada de 250 vehículos diarios, sin contar los usuarios fijos, clientes de la Mutual de Seguridad, universidades, médicos y administrativos del hospital. NACIMIENTO DE CAFÉ BAR LA ESTACIÓN Tras habilitar el estacionamiento, Jacqueline sintió que algo faltaba y la respuesta se la otorgaron las mismas personas circundantes al sector. En noviembre de 2018 inaugura el primer Café Bar con especialidad en comida árabe “me aproveché de la avenida, del estacionamiento; los mismos clientes me preguntaban donde podían almorzar o tomarse un café, situación que me motivó a brindar un servicio para aquellas personas que lo requerían, las largas esperas y turnos en el hospital por ejemplo, fueron gatillantes para iniciar, pensando siempre en incorporar en las elaboraciones las tradicionales hojitas de parra que son tan apetecidas en la gastronomía árabe, pero que en Osorno no se encontraban”, afirma. Aclarando que los inmigrantes turcos y árabes sirios son reconocidos en el Retail, no obstante, estaban al debe en el arte culinario, atribuyendo que los tiempos de las preparaciones son más prolongados que la cocina chilena y a su vez los ingredientes son más difíciles de conseguir”. La joven empresaria señala que los inicios fueron complejos, porque en el ambiente de los negocios los hombres siguen liderando. Sin embargo le quebró la mano al destino. UN NOMBRE CON ESENCIA CAFÉ BAR LA ESTACIÓN, lleva este nombre porque nació del concepto de detenerse en esta vida agitada, donde no paramos, por ende, nos invita a hacer una pausa. Asegura su dueña, dándole un aire nostálgico. Estar en la estación hace rememorar parte de la historia de los ferrocarriles en Chile, fusionando romanticismo y serenidad. Conceptos armoniosamente integrados en cada detalle de la decoración. Se fusionan maderas nativas, metales, clavos de tren, piedra e imponentes pinturas en sus muros, haciendo de este un lugar único en la ciudad. La carta de cócteles, por ejemplo, rescata nombres donde antiguamente paraba el tren en nuestra región, Purranque, Río Negro, Chacayal, Caracol y Trumao. Jacqueline cuenta que su mayor pasión es viajar. Ha recorrido tantos lugares como ha podido, entre ellos Nueva York, Paris, Estambul, Grecia, Italia, Siria…comentando que la mejor forma de hacerlo es en tren, trayendo de sus viajes lo mejor. En cuanto a la mano de obra gastronómica, Jacqueline contó con el apoyo de su madre Semira Celikbas, quien también es nacida en Turquía, fue ella la responsable de enseñar a una de las cocineras del local, las claves de las preparaciones. Asimismo, cuenta que su hermana Daniela es Sibarita y siempre da tips ayudando en la elaboración de la carta, en tanto su hermana menor Sofía fue garzona durante el verano. Jacqueline concluye que el éxito en los negocios es la unión, constancia y trabajo, es por eso, que tiene una estrecha relación con cada uno de sus cinco hermanos. “Si bien cada uno tiene su vida, todos nos unimos en una sola causa que es emprender y generar empleos y oportunidades, tanto para los colaboradores del negocio como para los habitantes de Osorno”.