Emprendedores 2019


Ignacio Yáñez Benavides

AGRICOLA Y CRIADERO EL ESPEJO SPA: EXPERIENCIA Y CALIDAD DE EQUINOS
El amor por los caballos y la pasión por el deporte corralero han sido el catalizador para que el joven, Ignacio Yáñez Benavides, se centre en el manejo, cuidado y entrenamiento equino, donde la práctica y fomento de diferentes disciplinas ecuestres invitan a todos quienes buscan vincularse al mundo de los caballos.

Parcela Nº 5 Baquedano, Ovejería Osorno

+569 890 44 556 / +569 945 86 842 +56 64 236673

contacto@criaderoelespejo.cl

   

El amor por los caballos y la pasión por el deporte corralero han sido el catalizador para que el joven, Ignacio Yáñez Benavides, se centre en el manejo, cuidado y entrenamiento equino, donde la práctica y fomento de diferentes disciplinas ecuestres invitan a todos quienes buscan vincularse al mundo de los caballos. Estudió en el Colegio Osorno College enseñanza básica y media para posterior estudiar, Medicina Veterinaria en la Universidad Austral de Chile, carrera que le sirvió para abocarse a lo que más le apasiona, los caballos. Conforma una familia con Karla Monjarrez Toledo, con quien tiene dos hijas: Sofía Francisca de dieciocho años y la pequeña Isidora Ignacia, de cinco. “A pesar de vivir en Osorno y estar siempre ligado a la agricultura y a la ganadería, nunca quise desempeñarme en actividades propias de la zona”, señala. Agregando que los caballos siempre han sido su norte. Así tal cual versa el dicho: “se crió en las patas de los caballos”, llegando incluso a obtener logros deportivos como el título de Campeón Nacional Universitario el año 2001, obtenido durante el nacional disputado en Osorno, recibiendo el apoyo de toda la afición local que en aquella oportunidad colmó la medialuna techada del Club “René Soriano Bórquez” del recinto SAGO. Sin duda, ha sido su padre, Robinson Yáñez Rojas, empresario y amante del Caballo Chileno, quien supo transmitirle esta pasión a sus hijos, Karin, Ignacio y Nicolás, tras forjar su vida en Osorno y constituir su familia junto a Cristina Benavides Bravo, concretó su anhelo de criar sus propios caballos chilenos inscritos, fundando en 1987 el conocido y prestigiado “Criadero El Espejo”. Pese a ser uno de los tantos criaderos de la zona sur del país, “El Espejo” saltó del anonimato en 1991 cuando se adquiere el potro Piguchen Quinchero, un cotizado reproductor criado por quien es considerado uno de los criadores más visionarios del país como lo fue don Samuel Parot Gómez. El Espejo hoy por hoy está presente con su genética y caballada desde Arica a Punta Arenas, caracterizado por la funcionalidad y sello racial de sus ejemplares. Con el tiempo, se han incorporado al criadero otros importantes padrillos y yeguas madres destacadas, poseedores de las corrientes sanguíneas más cotizadas y con el único fin de orientar la crianza y producir futuros campeones sin distanciarse de los principios de funcionalidad y sello racial que hacen único al Caballo Chileno. CENTRO INTEGRAL EQUINO Pero tal vez, la mayor satisfacción de este profesional y amante no sólo de los caballos chilenos, sino de todas las razas equinas, es que con su centro integral ha logrado hacer de ésta una actividad sustentable y que se prolongue en el tiempo. “Solucionamos problemas veterinarios, deportivos y de entrenamiento, entorno principalmente al Caballo Chileno. Para ello ha incluido una serie de servicios tradicionales como hotelería equina, asistencia médico-veterinaria, entrenamiento inicial, medio y final, venta de caballos en sus distintos estados de preparación. En tanto los servicios no tradicionales son: Biotecnologías Reproductivas Equinas (procedimientos de inseminación, transferencia embrionaria, congelación de semen, banco de semen, entre otras); transporte nacional y especializado en caballos (viajes compartidos y exclusivos); arriendo de vientres; crianza para terceros con el sello distintivo que “tu caballo, es nuestro caballo”. Actualmente Ignacio está a cargo del criadero familiar, centro integral equino y es asesor privado de distintos Haras y Criaderos a lo largo de Chile, es fundador y director general de Agrícola y Criadero El Espejo SpA. “Vivo por los caballos y para los caballos, este estilo de vida me ha permitido un desarrollo continuo en el área profesional y un vínculo emocional con ellos, que trato siempre de trasmitirlo a mi entorno familiar”, asegura. “Si bien existen otros centros que tal vez se dedican o realizan cosas similares, esto es lo que nos diferencia: Experiencia, Capacitación y Gestión se unen para ofrecer a nuestros clientes, propietarios y criadores de caballos, un servicio completo y serio con el objetivo de criar y producir futuros campeones”. Asimismo, otro aspecto importante del centro es el cuidado y amor que se debe tener por los caballos y en general por los animales, donde principios de bienestar animal y tenencia responsable son celosamente cautelados, contando para ello con un equipo de colaboradores plenamente identificados con la misión del centro ecuestre. Además, cuentan con el apoyo profesional de otros médicos veterinarios especialistas en distintas áreas que están capacitados para cumplir todos los requerimientos, interconsultas y atenciones de emergencia que puedan acontecer. Los desafíos inmediatos apuntan a retomar la etapa deportiva del “Criadero El Espejo” en las distintas disciplinas deportivas como Rodeo, Movimiento de la Rienda, Rienda Olímpica y Enduro, entre otros. Otro reto a futuro importante es poder concretar y posicionar el Caballo de Pura Raza Chileno en el mercado internacional, con la convicción de que éste es el mejor exponente de rienda en América del Sur.