Emprendedores 2019


Susana Bize Rovira & Silvio Rozzi Marín

EL EMPRENDIMIENTO COMO HERRAMIENTA DE CONSERVACIÓN
Para este matrimonio de conservacionistas el bosque nativo y el cuidado de la flora y fauna aledaña a la cuenca hidrográfica del río Maullín, ha sido una tarea prioritaria, la que han podido concretar con el Parque Senda Nativa y la Fundación Romahue, lugares que están a disposición de todos quienes deseen conocerlo y contribuir a su conservación.

Fundo Romahue, Sector La Vega,Puerto Varas

+569 944 79 986

send@romahue.cl

   

Para este matrimonio de conservacionistas el bosque nativo y el cuidado de la flora y fauna aledaña a la cuenca hidrográfica del río Maullín, ha sido una tarea prioritaria, la que han podido concretar con el Parque Senda Nativa y la Fundación Romahue, lugares que están a disposición de todos quienes deseen conocerlo y contribuir a su conservación. Recibir una delegación de alumnos de una escuela rural de la localidad de Ensenada y maravillarse con sus emocionados rostros al ver un pequeño pudú que ellos mismos ayudaron a salvar, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras para Susana Bize Rovira y Silvio Rozzi Marín, matrimonio de conservacionistas que desde el año 2003 desarrollan una loable tarea con el Parque de Conservación Senda Nativa Romahue. Ubicado en la ribera poniente del río Maullín, a 14 km al sur poniente de la ciudad de Puerto Varas, el parque se extiende en una superficie de 245 hectáreas y que desde el 20 de abril de 2003 es declarado Sitio Prioritario de Conservación, el Nº 56, de los 68 total a nivel nacional, es decir un espacio geográfico que por sus características naturales posee un alto valor para la conservación de su singularidad ecológica. Hoy día, en el marco de la Estrategia Nacional de Biodiversidad, existen 64 sitios bajo esta misma denominación a nivel nacional. Pero retrotrayéndose en el tiempo, mientras vivían en la zona central del país y ejercían sus actividades profesionales, en más de una ocasión divagaron con aquellos días para gozar de una vida más tranquila. Recorrieron distintos lugares, viajando al norte y al sur del país, hasta que un día, conversando con un amigo, supieron de la venta de un antiguo fundo que se había subdividido y ubicado en las cercanías de Puerto Varas. Sin desconocer que el destino les pareció sugerente, viajaron al sur a conocer in situ el campo. Al llegar ambos se miraron y dijeron “este es el lugar”. Abriendo trancas y cruzando más de un portón llegaron frente a uno de los nuevos dueños que había adquirido uno de los campos, don Arturo Schröeder, quien les advirtió que el campo no estaba a la venta pero insistieron, una y otra vez, hasta que lograron persuadirlo y adquieren el campo “a puertas cerradas”. Desde esos años a la fecha, al Parque se han sumado un Centro de Rehabilitación para que diferentes especies, luego de ser rescatadas y liberadas del maltrato que ejercen algunas personas, logren reinsertarse con éxito a su hábitat; y el Refugio para aquellos que, por esas mismas consecuencias, no pueden reinsertarse al medio o que su liberación signifique exponerlos a un peligro inminente. Además, se realiza una importante labor educativa con el propósito de seguir protegiendo la fauna silvestre y dar la opción a próximas generaciones de vivir en paz entre las diferentes especies que habitan este rincón de la tierra. PANORAMAS Con el desafío de hacer sostenible esta labor de conservación han optado por un turismo ecológico, permitiéndoles recaudar los recursos económicos necesarios para financiar todas las actividades, definiendo una serie de panoramas que tienen un marcado sello educativo y formativo porque “otro mundo es posible”. Conocer en profundidad el bosque nativo, a través de dos atractivos senderos (La Jungla y El Carpintero); navegar por el bosque sumergido del río Maullín, que es reconocido como uno de los siete lugares con mayor biodiversidad del planeta; practicar la pesca con devolución, donde se pueden encontrar diferentes especies como la Trucha Marrón o la Trucha Arcoiris. Pero eso no es todo. Además de encantarse con el refugio de animales silvestres y disfrutar del avistamiento de aves, harán de la visita al Parque una experiencia placentera y de contacto directo con la naturaleza que no te dejará indiferente. Además del valor intrínseco que tiene Romahue para estos conservacionistas, también tiene un significado más emotivo. Creado por doña Amalia Marín, madre de Silvio, une el vocablo Hue que en “mapudungun” significa lugar, al que unió las primeras sílabas de su apellido con el de su esposo… porque Romahue es el lugar de los Rozzi Marín.