Emprendedores 2019


Melanie Schmitt Runge

AMOR, CORAJE Y COMPROMISO CON LA AGRICULTURA
Desde pequeña Melanie Schmitt Runge sintió amor y cercanía por la naturaleza y por los animales, pero nunca se imaginó que a los 21 años tendría que hacerse cargo de un enorme desafío: “administrar el fundo donde nació y se crió”.

Fundo San Ricardo Radales, Puyehue

+569 964 72 051 / 64 2 264823

agricola.alborada@gmail.com

 

El 13 de enero de 2008 sucedió un episodio que marcó la vida de Melanie y de su familia, ya que su padre, José Schmitt Meister, respetado y reconocido ganadero de la zona, dueño del fundo y del Criadero San Ricardo sufrió un accidente cerebrovascular, dejándolo imposibilitado para continuar con su vida normal, situación que los llevó a tomar una rápida determinación en la administración del fundo. En ese entonces Melanie se encontraba finalizando el tercer año de Agronomía en la Universidad Austral de Chile y sin pensarlo dos veces junto a su madre Carmen Runge y sus hermanas, Mariana (Relacionadora Pública) y Mercedes (Kinesióloga), tomaron la sabia decisión de dejar en la administración del fundo a la persona más idónea en el rubro agrícola-ganadero de ellas cuatro. Quien mejor que Melanie, que desde muy niña mostró real interés por el campo. Fue así como esta joven sin saber absolutamente nada de administración tuvo que ingresar a la oficina de su padre en donde había numerosas carpetas, documentos y cuadernos con letras de médico. Mientras su madre debió mantenerse en Santiago al cuidado de don José, su esposo, viajando constantemente a reunirse con los trabajadores por el pago y con el contador. Una determinación clave fue cambiarse de carrera y de universidad, ya que dicha situación la obligó a acotar los tiempos para obtener un título rápido acorde al nuevo desafío que debía enfrentar “mi vida transcurrió entré Inacap Valdivia donde estudié, Técnico Pecuario y el fundo “San Ricardo” para hacerme cargo de la administración” menciona, agregando que gracias al sistema de la universidad, basado en el “aprender haciendo” y sus profesores se acomodó fielmente a la realidad que vivía, logrando administrar el predio de su familia y ser la mejor de su promoción. No obstante los inicios no fueron fáciles confiesa, ya que tuvo que tomar las riendas en uno de los veranos más secos que ella recuerde, realizar las cosechas y viajar a Valdivia, lidiando con actitudes de incredulidad de personas que desconfiaban que siendo tan joven y mujer pudiese administrar un fundo de 500 hectáreas. “Hubo posibles compradores, arrendatarios o administradores ofreciendo sus servicios, seguramente pensando que yo no lo iba a lograr o que iba a desistir, actitud que develaba la desconfianza en que pudiera prosperar y mantenerme a través de los años”, confiesa. La fuerza y convicción de esta joven, le fue traspasada por su madre, de nacionalidad argentina, profesora de alemán y educadora de párvulos, quien fue el motor y fuerza en la senda del fortalecimiento agrícola y por sobre todas las cosas en lo humano y familiar. Al igual que los trabajadores del fundo quienes fueron y siguen siendo fieles colaboradores y no dejar de lado el apoyo de los amigos cercanos de sus padres, a quienes les estarán eternamente agradecidos por el apoyo que le brindaron a la familia, en especial a Melanie. FUNCIONAMIENTO DEL CRIADERO “SAN RICARDO” De acuerdo con lo expresado por Melanie el funcionamiento del Criadero y del fundo en la actualidad dependen de ella, pero afortunadamente también de su padre quien es su guía, a pesar de su dificultad para desplazarse posee conciencia absoluta colaborando activamente en las decisiones. La familia es dueña del Fundo Nahuel Huapi con una superficie de pastoreo de 25 hectáreas donde se ordeñan 65 vacas frisonas en rotación con partos en primavera y otoño. Los terneros (as) son trasladados a los 3 meses a un fundo aledaño también de su propiedad, de nombre San Ricardo. Este cuenta con 350 hectáreas de las cuales 80 son de bosque nativo. Ahí también poseen un criadero de las razas Angus negro y polled Hereford finos de pedigree. Los machos finos, previamente seleccionados, son destinados a venta a particular o permanecen en el predio para repaso. Otra parte de ellos son trasladados a un predio colindante de 150 hectáreas, que tienen arrendado, donde manejan un rebaño de vacas comerciales. Las hembras, tanto del criadero como comerciales, son seleccionadas para reposición y los machos hijos de las vacas comerciales son castrados y comercializados en su gran mayoría al norte con cerca de 380 kilos. El tener el ciclo completo de crianza y recría, manejados bajo certificación pabco A y trazabilidad completa, tiene un plus, ya que se seleccionan los mejores vientres y toros para tener el mejor ternero. CAPACITACIONES - El predio cuenta con asesores permanentes como veterinarios, agrónomos y nutricionistas, quienes apoyan al máximo las funciones operativas. Ellos dan las indicaciones y yo doy la orden. Comenta satisfecha. - Entre las capacitaciones de Melanie, destaca el curso de jurado de ganado Angus en el año 2016 dictado por la Sociedad Argentina de criadores de Angus en la Rural de Palermo. Curso de administración realizado en el instituto Adolfo Matthei y viajes a los Estados Unidos para ver y conocer la realidad de la ganadería de ese país y selección de genética. Se realizó una importación de embriones los cuales están naciendo en este momento. El último viaje realizado a EE.UU. fue por invitación del Departamento de Agricultura de Montana, donde se gestó una buena amistad y cuyos miembros también han visitado como delegación el Criadero San Ricardo. DESAFÍO - Seguir capacitándose, tanto ella como a los colaboradores. - Mejorar las praderas. - Aumentar carga animal, en especial de terneros. - Hace dos años se formó una sociedad familiar entre padres e hijas llamada Sociedad Agrícola, Ganadera y Forestal Alborada Ltda., la cual actualmente lleva la administración de los predios.