Emprendedores 2019


Pilar Vargas Almonacid

EMPRENDIMIENTO CON SELLO SUREÑO

Av. Arturo Prat 540, Río Bueno

64 2 340029

cafedelaoma@gmail.com

Fue en Diciembre de 2012, hacia el final de la primavera, con la brisa del río Bueno, el aroma de las flores y la calidez sureña, que Café de La Oma abrió sus puertas al público local y turistas que van con destino a las zonas lacustres. Ha sido tiempo de aprendizajes, de alegrías, como el reconocimiento permanente de una creciente cartera de clientes; pero también de entregas y sacrificios, como la absorbente dedicación al proyecto. Sin embargo, los pequeños y grandes desafíos requieren de nuestro esfuerzo, es parte del juego. Pilar Vargas Almonacid, con un historial de emprendimientos en Puerto Varas, Puerto Montt y en Río Bueno, considera el proyecto Café de la Oma, como otra de sus diversas apuestas, pero en ningún caso la última. No está dispuesta a jubilarse con este proyecto. Haciendo eco de su permanente inquietud, hace un año, y con la colaboración de CORFO Región de los Ríos, inició otro proyecto: galletas para diabéticos Abuela Matilde. De su añorado Puerto Varas, un lluvioso día de otoño, rescató un añoso libro de recetas de su abuela. Fue el punto de partida, antiguas recetas alemanas y con el uso de ingredientes más saludables que los de antaño (tagatosa, harina de cebada) se dio a la tarea de sacar al mercado local un producto rico, con identidad sureña y saludable. De hecho, al inicio del proyecto, el mercado objetivo era público diagnosticado como diabético; sin embargo, a poco andar, se pensó que el segmento era mucho más amplio, dado que es un producto muy recomendable para toda persona que quiera incorporar hábitos alimenticios saludables en su vida. Gracias al apoyo CORFO, el producto está siendo rigurosamente testeado en el laboratorio de Fitoquímica de la Universidad Austral de Chile y pronto se espera que esté disponible en los mercados de la Región de los Ríos. Pero los esfuerzos están muy lejos de estancarse con llegar al mercado local. En una próxima etapa está previsto probar el uso de otros aceites, en reemplazo del actual, con el objeto de llegar al mercado con un producto de alto estándar de calidad, pero con la calidez del Sur. No está fuera del horizonte de sueños de la empresaria, elaborar en Río Bueno, un producto saludable que pueda ser exportado. Se sueña, se trabaja, se retrocede, se cierran puertas, se crece, se encuentran apoyos, se avanza, esa es la vorágine de los emprendedores, que no siempre tienen como motor de búsqueda el resultado económico; por el contrario, trascender mediante el desarrollo de un producto puede ser el premio mayor. Es un gran desafío, pretender dejar una marca de repostería especializada en el mercado local y obviamente aspirar a colocar el producto en los más exigentes mercados del país. Como emprendedora, su libro de cabecera es la perseverancia, el trabajo y la disciplina. En tiempos difíciles, la austeridad es la misión diaria. De los tiempos alegres se disfruta, de los tiempos duros, se aprende. Así se ha fortalecido la emprendedora y sus proyectos. Por eso, lo que partió un lluvioso día de otoño en el Sur, inspirada en el recetario de la Abuela Matilde, es más que un negocio, es un crisol en el que se funden sueños, nostalgia, desafíos y el Cariño del Sur convertido en galletas.