Emprendedores 2019


Roberto Daniel Coronado Coronado

RESTAURANT, CAFÉ Y HOSTAL CON EL SELLO DE UNA MADRE
El Restaurante, Café y Hostal Entrelagos es el resultado del trabajo encomiable desarrollado durante varios años por doña Elba Coronado Oyarzún y que hoy día, con renovada fuerza y entusiasmo, se proyecta con su hijo Roberto.

Pedro de Valdivia 388, Entre Lagos, Puyehue

+569 957 73 093 / 64 2 371544

cafeentrelagos@gmail.com

El Restaurante, Café y Hostal Entrelagos es el resultado del trabajo encomiable desarrollado durante varios años por doña Elba Coronado Oyarzún y que hoy día, con renovada fuerza y entusiasmo, se proyecta con su hijo Roberto. La evolución que ha experimentado el negocio y la recompensa tras años de trabajo son los aspectos que más destaca Roberto Daniel Coronado Coronado, propietario del Restaurante, Café y Hostal Entrelagos, ubicado en calle Pedro de Valdivia de la vecina comuna de Puyehue. Como él mismo dice: la necesidad a veces se convierte en la inspiración suficiente para sacudirse ese letargo y con decisión y valentía atreverse a emprender. “Eso fue lo que hizo durante casi 50 años nuestra madre, Elba Coronado Oyarzún, que gracias a su infinito amor y una fuerza y vitalidad admirable, emprendió con este negocio para sacar adelante a sus tres hijos”, cuenta con nostalgia al recordar su partida acontecida un 11 de septiembre de 2018. Si bien su familia tiene raíces en Osorno, doña Elba y sus hijos llegaron desde Cancura, sector aledaño a Puerto Octay, para iniciar una nueva vida. “Llegamos a probar suerte. Buscamos un local para arrendar y echar andar una sencilla pastelería, donde los kuchenes y tortas fueron siempre la especialidad”, relata, recordando en forma especial a quienes ya no están, Erica Andrade y don Lautaro Caro, este último dueño de la farmacia La Botica, que los ayudó en el inicio del negocio. Pese a confesar que hoy no le gusta tanto la cocina, reconoce que heredó todos los secretos culinarios de doña Elba a tal punto que es conocido por su “buena mano”. “Mis colaboradores también aprendieron las técnicas y sabores de mi madre que terminaron por darle el sello característico a su cocina. Muchos de nuestros clientes valoran eso, recompensándonos con su fidelidad. Hace ya varios años atrás, algunos nos visitaban con sus hijos que eran pequeños y hoy día, esos niños convertidos ya en adultos, nos vistan con sus respectivas familias. Créeme que eso es muy reconfortante”, cuenta. Aquellos primeros años fueron de arduo trabajo, viajando diariamente desde Osorno para atender el negocio hasta que pudieron habilitar una pieza como dormitorio. Pese al esfuerzo invertido, la reputación del local se veía opacada por su pasado, ya que era un concurrido establecimiento de bebidas alcohólicas. “Nos costó tres meses corretearlos hasta que por fin lo logramos”, relata Roberto. Los once años que se mantuvieron ahí, dan cuenta del buen resultado que tuvo el negocio, invirtiendo siempre para lograr algunas mejoras en el local, pero capitalizando parte importante de las ganancias, lo que los llevó a adquirir un terreno donde construyeron una cabaña. Y fue ahí donde en 2011 deciden trasladarse, comenzando a explorar otros negocios y con muy buenos resultados. La Hostal y el Restaurante son ejemplos concretos de la nueva aventura comercial que también ha dado sus réditos, ofreciendo un alojamiento de calidad y la típica gastronomía chilena, la que sumada a una fina repostería y pastelería lo convierten en un lugar ideal para pernoctar y recuperar energías entre quienes visitan la zona lacustre de la Provincia de Osorno. Según nos cuenta Roberto, tanto el restaurante como la Hostal promueven una economía circular, gracias a su huerto orgánico que los abastece de algunos de los productos y a que cuentan con paneles fotovoltaicos que suministran la electricidad y agua caliente a la Hostal, diferenciándose de esta manera de su competencia y ofreciendo un servicio de la más alta calidad, adscrito a conceptos de sustentabilidad. Un aspecto difícil con el que han debido lidiar a lo largo de todos estos años ha sido la estacionalidad que caracteriza, en general, a la comuna de Puyehue. “Constantemente hay que estar innovando para mantener cautivos a nuestros clientes”, comenta. Asimismo, la asociatividad es un concepto que ha sabido descubrir gracias a que es parte de la Corporación de Redes Turísticas Contacto Puyehue, donde junto a otros emprendedores turísticos realizan diversas actividades, tanto de vinculación con la comunidad como tecnológicas, para lograr un mejor desarrollo de los emprendimientos turísticos. Restaurante, Café y Hostal Entrelagos tiene el sello inequívoco de doña Elba y que Roberto junto a sus hermanos Rodrigo y Jorge, sus cuñadas y sobrinos, seguirán manteniendo vivo para enfrentar siempre unidos los desafíos de un negocio de marcado sello familiar.