Emprendedores 2019


Consuelo Figueroa Fredes & Miguel Saldivia Cárdenas

EMPRENDIENDO CON VISTA AL LAGO
En el sector Los Riscos, ubicado en el km 28 de la transitada ruta Puerto Varas-Ensenada, se encuentra Lake View Café, un acogedor lugar donde el matrimonio Figueroa-Saldivia han dado vida a un rincón muy especial que recoge toda la experiencia acumulada tras cerca de 30 años de residencia en Australia.

Ruta 225, Ensenada Km28 S/N - Sector Los Riscos, Puerto Varas

+569 412 62 679 / +569 466 36 142

lakeviewcafepuertovaras@gmai.com

En el sector Los Riscos, ubicado en el km 28 de la transitada ruta Puerto Varas-Ensenada, se encuentra Lake View Café, un acogedor lugar donde el matrimonio Figueroa-Saldivia han dado vida a un rincón muy especial que recoge toda la experiencia acumulada tras cerca de 30 años de residencia en Australia. Con la satisfacción de haber atendido al mismísimo embajador de Egipto y a su comitiva, el matrimonio que conforman Consuelo Figueroa y Miguel Saldivia no tiene más que sentimientos de orgullo con Lake View Café, el emprendimiento que desde hace un par de años cultivan en la ribera sur de la cuenca del lago Llanquihue. Como aquellos diplomáticos visitantes, esta serenense y ancuditano de nacimiento fueron también cautivados por los parajes lacustres de la región de Los Lagos. El encantamiento fue tal que no dudaron en elegirlo como el lugar donde echar raíces, pero también para enfrentar unidos nuevos desafíos. Es que los retos han sido una constante en esta pareja, que este año celebra 39 años de matrimonio. “Nos conocimos en Iquique”, dicen casi al unísono, revelando ese apetito intrínseco por querer descubrir el mundo y que creció alimentado de seguro por aquellos atardeceres llenos de esperanza que contemplaron juntos y de la mano desde la mítica playa de Cavancha. Tras vivir 8 años en Iquique y luego de contraer matrimonio, deciden buscar su nuevo destino nada menos que a 12.733 km al oeste de nuestro país, desembarcando luego de una travesía agotadora en el Aeropuerto Internacional Kingsford Smith, de Sidney, en Australia, en 1988. “Fue un tremendo desafío porque ninguno sabía hablar inglés. Gracias a política de inmigración australiana accedimos a cursos para aprender a hablar inglés y, por si fuera poco, el Estado nos mantenía con un sueldo. Ese era nuestro trabajo”, cuenta Miguel. Luego de tres meses, adquiridas las herramientas más elementales para que pudieran desenvolverse en la sociedad australiana, comenzaron a buscar trabajo, desempeñándose Consuelo como cuidadora en un Hogar de Ancianos y Miguel como soldador en una fábrica de puertas y ventanas. No obstante, ambos cursaron estudios como Técnico en Enfermería y Gastronomía, respectivamente. EL REGRESO PARA EMPRENDER Si bien el amor por la tierra natal jamás lo perdieron, principalmente por el vínculo familiar, se mantuvieron casi por 30 años en el país oceánico, regresando esporádicamente para visitar a sus padres que ya eran de avanzada edad. Hasta que en 2010 deciden regresar para cuidar al padre de Miguel que padecía de Alzheimer. Durante un paseo por la zona sur, recorriendo Puerto Varas supieron de una propiedad que estaba a la venta en el sector Los Riscos, lo cual tras darle “un par de vueltas” deciden adquirirla pese a que la casa que tenía no estaba en las mejores condiciones pero la panorámica al lago Llanquihue era maravillosa. “No es la casa lo más importante, sino lo que a futuro podemos hacer ahí”, dijo visionariamente Miguel a su esposa. Así comienza a gestarse la idea de un negocio, que más que hacerlos millonarios surge como entretención, para mantenerse activos y aprovechar los estudios en gastronomía cultivados por Miguel, acoplándose rápidamente Consuelo por su facilidad en el trato con las personas. Si bien Lake View Café nace en 2013, este matrimonio de emprendedores decide regresar a Australia, cediendo el negocio en arriendo pero sólo hasta 2018 cuando finalmente deciden regresar de manera definitiva, volcando todas sus energías en el manejo del establecimiento que ha tenido también algo de suerte en su historia. “Es increíble como el nombre del café nos ha ayudado para atraer a turistas, en especial extranjeros, quienes al ver Lake View dicen aquí hablan inglés y nos visitan”, narra Consuelo, agregando que son visitados por norteamericanos, ingleses, europeos y brasileros. Los sueños y anhelos de estos emprendedores los han llevado a repensar algunas ofertas para abrir un Restaurante en Puerto Varas pero con la satisfacción propia de haber vivido lo suficiente, sólo se centran en perfeccionar a Lake View Café porque “ya hemos trabajado bastante y ahora nos queda disfrutar este negocio que es nuestra distracción”.